Odisea Austral – Día 2

(Punta Norte en el Lago del Desierto – Candelario Mancilla)

El espacio común del camping (por llamarlo de alguna manera) de Candelario Mancilla no es más que un galpón de madera, suelo de tierra y mobiliario desastrado y reciclado de a saber dios qué lugar: varias mesas desiguales e inclinadas, una nevera que no funciona, una cocina de hierro tullida, varios muebles inservibles. Alrededor, se reúnen un grupito de mochileros chilenos y extranjeros, llevan casi cinco días esperando una

barca que les cruce a Villa O’Higgins. Se trata del grupito del Maybe tomorrow, una canción compuesta durante su espera, días en que se iba acabando la comida y comenzaba el racionamiento; días donde no quedaba otra que comprarse el pan extra-caro que vendía la única familia que habita un lugar tan austral e incomunicado; días ocupados en juegos, largas conversaciones, lamentos por el tiempo perdido, casi siempre con buen humor, sarcasmo, resignación. Quedarse atrapado en un lugar tan bello resulta necesariamente ambiguo. Nos unimos al grupo pero no podemos conectar con su necesidad de abandonar Candelario Mancilla, solamente pasaremos aquí medio día, y nos iremos mañana con ellos. Mientras la luz va cayendo, los juegos terminan, se graban videos cantando Maybe tomorrow, se encienden sus ánimos porque, mañana sí, viene el barco y el fantasma de Candelario no les perseguirá más.

Viene de Odisea Austral – Día 1 (aquí)

Deja un comentario